linea3.jpg

El arte en Casa Delina

Desde su concepción Casa Delina fue pensado como un sitio de arte. Siendo Comitán cuna de la cultura en Chiapas, el hotel no podía quedarse atrás.

Las 8 habitaciones, jardín y pasillos son escaparates para la exhibición de propuestas de diseño y arte contemporáneo. El creador del hotel, Mauricio Guillén, juntó materia prima local, plantas atemporales y mueblería vintage para crear el interiorismo y dar como resultado un estilo ecléctico, único e indefinible. Para esta primera selección, Guillén ocupó el arte de distintos artistas y creadores.

El Cuarto 1, sin duda el más abstracto de todos y con reminicencias de los años 80, enseña el trabajo del ilustrador mexicano Alex Arizmendi. El lobby tiene una invitada de honor, en este espacio puedes leer en una frase en muro de la editora especializada en diseño y arte Anna Carnick.

Los baños del área común han sido definidos como una mezcla entre Paris-Estambul, Guillén jugó con espejos y mozaico tradicional comiteco.

El Cuarto 2 es romántico, tres círculos coloridos y gigantes al fondo del cuarto son la pieza de la artista polaca Marta Gliwińska. El arte de Gliwińska describe parejas actuando sugerentemente, ellas no ven al ser amado, no sólo por que ellos no tienen rostro sino porque también las protagonistas están cegadas con flores sobre los ojos.

El Cuarto 3 es una sala de proyectos, en ésta ocasión las bocas que Brian Anderson pone gratuitamente online cubren el muro principal de la recámara, haciendo que esta sea nombrada como sexy. Este cuarto está abierto a futuras intervenciones.

El Cuarto 4 es chic, en su interior se encuentra la obra del artista británico Tony Easley, un ojo dentro de una pluma de pavoreal parecería sonar kistch pero es en la técnica, estilo y color cuando la pieza se transforma en neo-realidad, tendencia que con frecuencia nos topamos en la actualidad.

El Cuarto 5 es el más local, conocida como La comiteca la habitación muestra en cabecera y pasillo mozaicos coloridos obra de Los Chacales, artesanos originarios de Chacaljocom Chiapas. El oficio del mozaico tradicional que poco a poco desapaerce, Los Chacales, lo han venido realizando desde mediados de los años 70 hasta nuestros días. Guillén convina el trabajo de los chacales con un texto a muro de su propia inspiración en el cual se puede leer la frase "No estás haciendo nada malo".

El Cuarto 6, El Rancho, es un contraste de materiales. Este cuarto se encuentra en constante creación ya que el artista invitado, el austriáco Egor Kraft, propone cambios paulatinos a su pieza actual, una yegua negra con el más puro estilo de Kraft. Para Casa Delina es un lujo contar con el trabajo de Egor ya que sus trabajos sobre arquitectura han sido reseñados en los mejores medios especializados de interiorismo y campo visual.

El Cuarto 7 es el cuarto Retro. Mueblería y color original nos llevan a la época de oro de la casona. Para obtener aún mayor fuerza la famosa fotógrafa mexicana Toni Francois nos sorprende con la imagen de un ciervo jóven, el cual contrasta con los cuernos de un venado adulto sobre el área de las camas.

Por últmo y no menos importante está el gran Cuarto 8, Los Planetas. En algún tiempo Comitan fué conocida como Balun Canan que en maya significa 9 guardianes. Detalles en el piso, muro y lámparas logran el conteo de los 9 guardianes, los cuales son completados con piezas de la madrileña Marina Molares. Dos collages contemporáneos con temática planetaria son exactamente el estilo de Molares siempre fuerte, siempre pop. No es casual que la obra de Molares es de los visuales más compartidas y gustadas en redes sociales como Pinterest.

The art in Casa Delina

From its early development, Casa Delina was thought of as an art center. Since Comitán is Chiapas’ cultural cradle, the hotel had to step up.

Casa Delina’s eight rooms, plus its garden and corridors, are a showcase for design and contemporary art ideas. The hotel developer, Mauricio Guillén, brought together local raw materials, timeless plants and vintage furniture to produce the interior design, and has resulted in an eclectic, unique and hard-to-peg style. For this first selection, Guillén gathered the works of different artists and creators.

Room 1, without a doubt the most abstract of all and with an 80s whiff, showcases the work of Mexican illustration artist Alex Arizmendi. The lobby has a guest of honor: you can read on the wall a text by editor Anna Carnick, a design and art specialist.
The common-area bathrooms have been called a mix between Paris and Istanbul; here, Guillén toyed with mirrors and traditional Comitec tiles.

Room 2 is romantic: three colorful, giant circles at the back of the room are the work of Polish artist Marta Gliwińska. Her art depicts couples behaving in a suggestive way… they do not see their significant other, not just because they are faceless, but because the characters are blinded with flowers on their eyes as well.

Room 3 is an art workshop. Currently, the mouths Brian Anderson makes available online for free cover the main wall, rendering it sexy. This room is open for future intervention.

Room 4 is chic. Inside is the work of British artist Tony Easley: an eye inside a peacock’s feather might sound kistch but it’s in its technique, style and coloring where the piece is transformed into neo-reality, a trend we find frequently nowadays.

Room 5 is the most local. Known as La comiteca, the room showcases in its back- and foregrounds colorful mosaics made by Los Chacales, artisans hailing from Chacaljocom Chiapas. Displaying a vanishing traditional mosaic craft, Los Chacales have been making them since the mid-70s. Guillén mixes Los Chacales’ work with an own text on the wall which reads No estás haciendo nada malo (“You’re Doing Nothing Wrong”).

Room 6, El Rancho, is a study in contrasting materials. This room is in constant work since its invited artist, Austrian Egor Kraft, proposes slow changes to his current piece, a black mare in Kraft’s best style. It is an honor for Casa Delina to have Egor’s work, as his architectural projects have been reviewed in the best interior and visual arts publications.

Room 7 is the retro room. Its original furniture and coloring bring us back to the Mexican estate’s Gilded Age. To make it even stronger, noted Mexican photographer Toni Francois surprises us with the image of a young buck in contrast with an adult stag’s antlers hovering over the bed.

Last but not least is grand Room 8, The Planets. In the past Comitán was known as Balun Canan, Mayan for “nine guardians”. Details on the floor, the wall and the lamps make up the nine guardian count, complemented with works by Madrid artist Marina Molares. Two contemporary collages with planetary themes are what Molares’ style is all about: always strong, always pop. It’s not an accident that Molares’ work is one of the most shared and beloved on social media such as Pinterest.

Alex Arizmendi / Mexico / www.mfk00.com

Marta Gliwinska / Poland / www.behance.net/martagliwinska

Tony Easley / UK / www.nascentideas.com

Egor kraft / Austria / www.egorkraft.com

Toni Francois / Mexico / www.toni.com.mx

Marina Molares / Spain / www.marinamolares.com

Click any image for details

 
linea3.jpg

® Hotel Casa Delina / 2012